Archive for 29 septiembre 2005

Salvando el mundo con mi canción II: Bebe o “¡llévese cuarto y mitad de feminismo que lo tengo barato, oiga!”

septiembre 29, 2005

Lo prometido es deuda y aquí­ me encuentro con Bebe en el punto de mira. Sin embargo, no pienso destriparla sin más, para regocijo de sus detractores y horror de sus seguidores. Pienso escribir las cosas tal y como yo las veo ni más ni menos. No necesito ensañarme.

Porque Bebe no es una “niña de barrio” como Las Niñas, no necesita ser agresiva y decir muchos tacos para compensar su ignorancia. Bebe es una tí­a lista, respetuosa y con estudios. Bebe es muchí­simo peor.

“Mmm… ¿qué hago hoy? Voy a la sangriada antiglobalización en CC. de la Información o me paso por la terturlia del colegio mayor sobre el tercer mundo?”Un dí­a, cultivaba el asco viendo el programa de los cuarenta principales, cuando escuché la siguiente estrofa y se me pusieron los pelos de punta:

Una vez más no por favor

Que estoy cansada y no puedo con el corazón

Una vez más no mi amor por favor

No grites que los niños duermen.

No sé vosotros, pero yo soy una persona sensible. No, no, lo digo muy en serio: soy sensible y además tengo imaginación. Cuando oigo algo así­ puedo imaginarme muy bien la escena que describe. Y me pareció algo serio. Ni el contexto ni la música tení­an nada que ver con esa seriedad. Para cuando comenzó el estribillo ya estaba horrorizada.

Malo, malo, malo eres

No se daña a quien se quiere no

Tonto, tonto, tonto eres

No te pienses mejor que las mujeres.

Qué rima, qué letra, qué aberración. La violencia de género retratada con un vocabulario de niño de primaria. Perfecta para cantar en los bares.

Puede que el ruido del bar, las copas, los bailes, las risas de la gente y demás os hayan impedido escuchar el final de la letra de esta canción tan defensora de la mujer:

Eres débil y eres malo

Y no te pienses mejor que yo ni que nadie

Y ahora yo me fumo un cigarrito

Y te echo el humo en el corazoncito.

Sin duda, una estrofa verdaderamente profunda, que invita a la reflexión.

“Una artista diferente que ha agitado la música española con su reivindicación de la mujer” No tengo más que decir.Como España es un paí­s de pandereta el feminismo tiene que ser también de pandereta. Y además, por lo visto, se confunde con el oportunismo. Como el tema del maltrato no estaba ya suficientemente mediatizado y frivolizado, tuvo que salir la cantautora de turno a apuntarse un tanto. Luego saca un himno a la maruja cual Marí­a Jiménez y todos contentos. Ole, ele, con alegrí­a, compra laca Nelly, no te pierdas Aí­da y hazte mechas!!! (que no es de Bebe, pero como apuntó en su dí­a La Madrastra es el mismo tipo de feminismo para subnormales).

La primera vez que vi a Bebe fue como actriz en Al sur de Granada. Salí­a desnuda y no me fijé en sus tetas. Tampoco lo hice cuando empapelaron el metro y las calles con esa famosa portada. Me da igual si es fea o es guapa, lo que me molesta de ella es que me recuerda lo estúpida que es la gente. ¿Es que estamos tan abajo que las letras de ésta tí­a nos parecen “canción protesta” o “letras con mensaje”? También tiene una sobre el maltrato a la Tierra, por si os interesa. Le da a todos los palos.

“Pantalón ancho: sí­. Cinturón de pinchos: sí­. Pulseras de idem: sí­. Jacuzzi vací­o: sí­. Bien, lo tengo todo para ser una tí­a que no va de nada.”En mi opinión Bebe no es más que una representante de ese grupo de gente que va para acá, que va para allá, que se pasa por el bar de Cucho a saludar a Blas, que ha quedado con la gente que organiza unas charlas sobre el tercer mundo, gente mogoooollón de guay. Que si rastas, que si timbales, que si chapas y camisetas con mensaje polí­tico, que si bandoleras, que si superdebuenrollo y musiquita guapa guapa, de tranqui. Esa gente que de tantos porros, tanta SOPLAPOLLEZ y tanto repetir lo que les han oí­do a otros, ha perdido por completo el verdadero espí­ritu crí­tico.

Salvando al mundo con mi canción I: Las niñas.

septiembre 25, 2005

Al contrario de lo que pueda parecer, este post no va sobre música. No voy a meterme con los gustos de nadie en esta ocasión. Sin embargo, no puedo pasar por alto esa malí­sima costumbre que tienen algunos músicos de dar muestra en sus letras o en sus apariciones públicas de su irritante estupidez.

Un cruce entre Avril Lavigne, Azucar Moreno y Cybercelia.

Este es el caso de Las Niñas, tres productos de la ESO, que no tendrí­a problema en escuchar si cantaran en islandés. Por desgracia, entiendo lo que dicen y tengo que sufrir la vergüenza ajena y la indignación que me causan las letras de sus canciones.Donde se encuentran la profunda ignorancia y el atrevimiento, donde se encuentran la ordinariez y la mala educación, la desinformación y el folklore polí­tico, los piercings y los tribales, ahí­ están ellas.

Guau, tí­a, qué supermacarras. Sin embargo, la culpa la tenemos nosotros. Porque que se tomen en serio letras como las suyas y que en las crí­ticas musicales se hable de ellas como “œun grupo de artistas reivindicativas, comprometidas con la realidad y con letras combativas” es de risa. Que se las tome en serio y que se las censure para darles todaví­a más publicidad, demuestra que nos hemos vuelto todos rematadamente subnormales.Os pego mi letra favorita. Es de la canción Ojú, que remueve conciencias y que estuvo a punto de conseguir que Aznar retirara las tropas de Irak, con la consecuente salvación del mundo, el medio ambiente y los derechos de la mujer:

ojú, ya no hay veinte pavos,

ojú, que ahora son centavos,

ojú, que me quiten el piercing,

ojú pa trabajar en un banco,

lalolaley ellolayloleo,

ojú, el bush mosqueao,

ojú, y el otro escondio,

ojú, los canallas que me roban,

ojú, e dinero del bolsillo

gescartera, gescartero,porompompom porompompero.

.ESTRIBILLOtiempo extraño, tiempo raro

pa la peña en este planeta,

seguiremos luchando por nuestros hijos

pa que puedan chupar de la teta.

ojú, el triunfo ma dejao,ojú , los hilos del mercao,

ojú, aqui nadie dice na,

ojú, que han vendio to los pescaos.

nilo niley

viva el flamenco bueno.

ojú, argentina por los suelos,

ojú, ahí­ nadie tiene sueldo,

ojú, pero mira el presidente,

ojú, se sube el quince por ciento,

corralito corraleo

menuda crisis en el mundo entero.

Decimos no, no a la guerra,que la guerra es mu perra,

y si nadie nos quiere echar cuenta

que mira que la peña está que revienta

desde madrid a paris

desde cai a pequí­n,

las gente en las calles dice no

que no, no a la guerra

que la guerra es mu perra.

Como veis destila ingenio y sutileza en su totalidad, pero he marcado en negrita las frases que considero absolutamente brillantes.

Virgencita, virgencita, que no me la encuentre nunca. Además, las Niñas, que hablan de paz y condenan la violencia en sus canciones (con sus propias palabras, claro), son las tí­picas orcas que ahora mismo me cruzarí­an la cara sin contemplaciones. Vamos, las tí­picas que las ves por la calle y te cambias de acera. Por si te queda alguna duda, en , de pronto, sin venir a cuento sueltan:

Niñas/ tres niñas/ si no te gusta lo que hacemos te metemos una piña.Sin palabras.

Las Niñas acaban de sacar su nuevo disco en el que vuelven a arremeter con fuerza contra las injusticias sociales. Sus integrantes dicen:

“En ésto estamos solas, no hay ningún grupo como el nuestro, de R&B y tan reivindicativo. Estamos entre lo comercial y lo alternativo, hemos estado vetadas, se nos ha apoyado y por eso nos metemos en otros ambientes”.

“Estoy convencida de que encantará a nuestros seguidores. El disco está guapí­simo.”

“Soy latina cuando muevo el chochete”.

Pues ya sabéis, yo de vosotros iría corriendo a su sitio web, antes de que sea remodelado y os quedéis sin ver la curiosa navegación con tetas y piercings, que define muy bien el estilo de este grupo. Y no os perdáis por favor, la sección “supermujeres”, donde varios artistas urbanos han colgado hilarantes muestras de su talento.

Próximo capí­tulo: Bebe y el feminismo del todo a 100.

Cartelería fina

septiembre 22, 2005

Tiempo llevo ya notando que existe una cierta sequí­a creativa a mi alrededor, y cuando digo a mi alrededor me refiero a mi barrio, obviamente, porque ciertos aspectos de mi vida que (por cierto) no os importan nada, me obligan a sitiarme chez moi, donde no noto el sufrimiento por el desastre estético ajeno.

Recuerdo el dí­a en el que paseando fuera de mi radio de acción, esa sequí­a de la que os hablaba se convirtió en terrorismo, qué mal rato, qué dolor. Creí­ ver un cartel nupcial, aunque se me nublaba la vista creí­ leer “Pimpinela”, creí­ incluso que las cervezas me hací­an la trececatorce, pues esta vez no, pequeños, esta vez no:

/pimpinelaagogo4lv.jpg Respirad hondo, el terror pasa, yo lo he conseguido después de un tiempo de ausencia y reposo, ha sido duro, pero ya estoy aquí­ para poneros sobre aviso:

SI VEIS ESTE CARTEL PASAD DE LARGO (duele)

NO COMPREIS ESE DISCO (y si caéis en la frikitentación. fuera de mi vista!)

EL PELO DE ESA MUJER NO ES REAL (es una bola del árbol de las pasadas navidades)

Si está en vuestra mano y queréis un PetuConsejo, nunca, NUNCA, dejéis que el cantautor en cuestión diseñe su propio cartel, porque ésta es la única explicación que le podemos dar a este fenómeno. Ahora resulta que vamos de artistas, un dí­a hicimos la canción del verano y al dí­a siguiente ya queremos exponer con Juana de Aizpuru. Leonardo da Vinci sólo vivió una vez, Pimpinelo.

¡Un momento! Lo mejor viene ahora: Mención especial a los grandes éxitos: “Olví­dame y pega la vuelta” ¿en versión Reaggeton? ¿Pensaban que no tení­amos suficiente? ¿No hemos sufrido ya bastante? ¿Nos tienen que seguir pasando ese aborto de incesto por los morros desde el 85?. Socorro.

Y ellos, como el buen vino, mejoran con los años y hoy nos deleitan con su nuevo hit “Dónde están los hombres, dónde se han metido” kjdfhgksdhgkjsdhg (N del T: Tia Petunia en este punto de su redacción tuvo una crisis nerviosa que le impidió seguir escribiendo, las siguientes lí­neas son la trascripción literal de sus balbuceos agónicos)

Por favor, yo sólo pido, PIEDAD, RESPETO y si no es posible, que me den muerte cuanto antes” eutanasia!!! Que el cartelismo bizarro no para de reproducirse:

(ejem, creo que ÉSTE está muy en boga, y es ya artí­culo de coleccionista)

MARÍA PELLEJA CAMPOS

septiembre 20, 2005

Me da a mí­ que a esta señora no le quedan más de dos telediarios (en el mundo de la caja tonta”) y me alegro mucho, mucho, muchisisisimo:- En el ránking de audiencias ha quedado relegada a un estupendo TERCER PUESTO detrás de Ana Rosa y de Inés Ballester, qué placer! Estoy a punto del orgasmo”

– Está muy enfadada porque se han emitido unas imágenes de su hija favorita en las que se aprecia perfectamente cómo ésta le toca el paquete a Pipi en una discoteca, cual quinceañera salidorra que no ha probado macho en su vida.

Loúnico que se le ocurre decir para justificar su descenso de popularidad es que tanto ella como su hija están sufriendo un acoso constante por parte de Tele 5 desde que ella abandonara la cadena”. Pffffffffff jajajajajajajaj me encanta el argumento “œclaro, como mi popularidad está por debajo de la de Paco Porras le echo la culpa a Tele 5, que no pueden vivir sin mí­ y por eso se ensañan con mi persona y la de mi hija”

Maripelle, deberí­as admitir que estás hundida, que a las marujillas mañaneras ya no les gustas, que tus aires de grandeza se ven a la legua, que tu prepotencia rebasa lí­mites insospechados, que cada año tu cirujano te deja peor, que eres falsa, hipócrita y manipuladora, que te crees simpática y obligas a tus tertulianos a que rí­an tus gracias cuando lo que desean es verte bajo tierra, que ahora los de Homo Zapping ya te caen bien porque compartes cadena con ellos, que tu fí­sico repugna igual que tu persona, que tu barbilla operada con forma de “œV” invertida parece más una vagina que un mentón, que el pelo de gallina que llevas te favorece tanto como a tu hija los vestidos XS que le cascan, que, que, que”¦ necesito aire! La yugular me va a explotarrrrrrrrrrr.

Dejo aquí­ documento gráfico por algún despistadillo no sabe de quien hablo. Y no puedo dejar de poner una foto de su sucesora.

chaquetera

mí­ralas, cuando aún eran morenas

border=sin palabras