Archive for the ‘Haciendo la calle’ Category

Oficios deplorables: la estatua viviente

septiembre 5, 2007

¿Os acordáis del mimo? Si, aquel personaje que creía que trabajar consistía en ponerse un gorro y un traje negros y pintarse la cara de blanco… Aquel insoportable cruce entre un payaso (que gracias al mimo es tan solo el segundo oficio más abominable de la historia) y un deshollinador…

Sintiéndose rechazados por el público en general y tras aquel funesto anuncio de Ausonia, se vieron avocados a un exilio forzoso. Y allí han permanecido durante todos estos años:

Años en los que daba gloria pasear por las calles de España. Tiempos en los que uno podía bajar tranquilamente a comprar el pan, sin el miedo a ser sorprendido tras una esquina por un majadero que le amenace con hacer el paso del robot si no le da unas monedas.

¡Alto! No mueva ni un dedo o seré yo quien me mueva..

Pero algo les ha hecho ver la luz. Una pequeña fisura en el infranqueable muro que les separa del cariño del público. Una esperanza de volver a ser lo que fueron un día.

Una pareja de mimos -de riguroso incógnito, claro está- fue enviada en misión de alto riesgo a la FNAC, con el objetivo de hacerse con el último recopilatorio de Milikito, cuando, en mitad de la calle se toparon con él:

The answer my friend is blowing in the wind

Elhombrequeluchaporavanzarcontraelviento, un elemento casi tan fusionado con la geografía española como el Toro de Osborne.

“¿Pero que invento es ese?”-pensaron. “Nuestra brillante idea, expoliada”. Y sendas lágrimas de crayon negro se dibujaron en sus mejillas.

Pero los mimos supieron sacar una lectura positiva al plagio del que habían sido objeto. Volverían a las calles españolas a hacer lo que más les gusta en este mundo, NO HACER NADA. Si el público detestaba su uniforme, ellos le darían al público lo que querían ver. Y volvieron, convertidos en esa plaga tan bizarra como inútil que hoy en día inunda nuestras calles: las ESTATUAS VIVIENTES.

Si algo me ha quedado claro acerca de los preceptos que rigen la actividad de esta nueva corriente escultórico-delictiva es lo siguiente:

1. Da igual de qué te disfraces, lo único que importa es la textura que adquieras.

Ande yo crujiente….

Elhombredearcilla fue el primer ejemplar de esta new wave de estatuas que vi por la calle. Ese típico que te hace pensar “Hay que ver cómo se busca la vida la gente”, o que despierta los primeros “cómo mola”, en esa fase en que la novedad atrofia las partes del cerebro que rigen la utilidad práctica o el significado de lo que el ojo ve.

De acuerdo con que es más fácil estarse quieto cuando 5 cm. de arcilla se están cuarteando sobre tu epidermis, pero también es más dificil salir corriendo detrás del que se lleva la cesta del dinero. Y no creo que haya beneficios para la piel que compensen el calor que se debe de pasar ahí debajo. Elhombredearcilla merece todos los respetos de esta página.

No así su compañero de acera:

2. Otra cosa que todo aspirante a estatua viviente debe saber es que no importa de qué te disfraces, lo importante es que lo hagas de un solo color , del pelo a las botas, y que este no guarde absolutamente ninguna relación con el color lógico del asunto representado.

Vaquero-en-tonos-cobre lo tiene claro

El Rey Melchor meets El Rey Midas

3. La estatua viviente ya no es aquella anodina silueta de antaño. Ellas tienes ideas, ideas políticas. De izquierda, de derecha, da igual. Los símbolos ecuestres que la democracia se encargó de hacer desaparecer de nuestras calles podrían haber encontrado la manera de volver a recordarnos quién manda aquí.

Soldado.de.plomo.busca.armas.de.destrucción.masiva invita amablemente a los viandantes a visitar un conocido establecimiento de comida rápida.

4. Por último. aunque las estatuas vivientes forman un colectivo aconfesional, la religión está muy presente en sus manifestaciones.

La Virgen y el niño de Mattel, otro gran dogma de la fe cristiana.

Vaticano Casualwear

junio 8, 2007

Querida Sábana Santa,

Se que es doloroso, se que siempre has sido la protagonista, el secreto mejor guardado de la historia, la reliquia más famosa de la iglesia, la manta entre las mantas, pero amiga los tiempos cambian, las nuevas generaciones vienen pisando fuerte, y ha nacido una nueva estrella, el gorro santo.

Nacido de la pura necesidad para evitar situaciones como ésta.

Image Hosted by ImageShack.us

Ey! Qué pasa neng!!

El Vaticano Casualwear presenta su nueva colección:

Image Hosted by ImageShack.us

Dientes, dientes…

Modelo navideño ideal para pasear por los puestos de la Plaza Mayor y pasar desapercibido entre las masas. De regalo un fantático anillaco de oro.

Image Hosted by ImageShack.us

Que no tonto, que es de los chinos

Modelo I miss you Spain (aplicable a otros países): ideal para Erasmus y personas que echan de menos a la Madre Patria.

Image Hosted by ImageShack.us

.

.

.

.

.

.

.

.

Viva el cuerpo nacional!!!

Modelo Back to the five: perfecto para los que siempre se montaron en el coche de bomberos en los caballitos.

Image Hosted by ImageShack.us

Modelo I’m a happy Pope: ideal para borracheras y pasar desapercibido.

Image Hosted by ImageShack.us

Arigato! Ups, no que éstos son rusos: Då svidaniya

.

.

El Cuarto Reich

mayo 11, 2007
 
 
 
 
 
 
 
Jai Giler!!!
Gracias al intrépido reportero Alberto, que se jugó la vida sobre una moto, para poder captar este insólito testimonio de la Almería más profunda.

Vivo por tu bien

febrero 6, 2007

Un momento… ¿Qué ven mis ojos? WordPress ha tenido la deferencia de hostinguearnos durante 10 minutos… Esto hay que celebrarlo. Posteando. Si señor. Un momento… Me estás diciendo que además YaCom me va a permitir utilizar en condiciones la conexión que religiosamente pago cada mes??

Tanta felicidad sólo puede ser presagio de algo nefasto…

Bueno, y ya que nos hemos puesto terrenales, por qué no seguir con ello. Muchos seguidores nos escriben preguntándonos cómo es un día en la vida de una integrante de TLDPTB (bueno quizá no hayáis llegado a ese grado de concreción, pero descuidad. Intuimos vuestra curiosidad y contestamos para evitar que sintáis que sois indiscretos.

En fin… Qué decir… No es nada fácil. Tened en cuenta que estar dotado de una sensibilidad especial para detectar lo hortera, lo burdo, lo chabacano, puede parecer una virtud.. Pero quienes la poseemos sabemos que es la mayor esclavitud que un ser humano puede padecer.

La realidad no perdona. Y acecha cada mañana desde el otro lado de la almohada. Aguarda sigilosa el momento preciso en que tus ojos se abren para soltarte su bofetada de los buenos días.

La luz que se cuela por las rendijas de tu persiana y te descubre un mundo para el que no fuiste diseñada.

Un mundo incapaz de olvidar el pasado. Un mundo herido. Un mundo en guerra.

Un mundo que ha descubierto el poder letal de una impresora.

Afortunadamente la mañana todavía nos depara algunas sorpresas. El buen gusto puede respirar tranquilo. Aún quedan seres dispuestos a defenderlo a capa y espada.

Esta foto es la prueba que el estilo no depende de la extracción social. Seguro que no lo vais a creer, pero este perro deambulaba libremente, sin destino, oficio ni beneficio por los alrededores de mi calle. ¿habrán llegado los alterno-pijos al mundo canino? Es decir.. ¿Será lo último entre los perros del barrio de Salamanca hacerse los abandonados?

“Cuqui”, ahora “Kooks” en un desesperado intento porque
se la valore por ella misma.
Llego al trabajo. No precisaré a qué me dedico. Un lugar aparentemente inofensivo. Algo sobre lo que concentrarme. Un refugio donde neutralizar las poderosas señales emitidas
por el lado cutre de la fuerza. El lugar perfecto para darles un respiro a mis delicados receptores carrilaniles. Y me encuentro con esto…
Afortunadamente y en contrapartida, mi trabajo me da muchas satisfacciones. No en vano, gracias a él he conocido a personajes que han dejado su impronta en la historia reciente. Auténticos ídolos de multitudes. Hombres imprescindibles en el panorama cultural actual que tengo el honor de decir que conocen mi nombre.

“Dientes, Alexis, dientes….”

 

En resumidas cuentas: vivir en este mundo no es fácil si el estilo te ha tocado con su varita. Es por ello que hoy en día no resulta extraño toparse con imágenes como la que viene a continuación. Seres frágiles y delicados que, asfixiados por la vulgaridad imperante, deciden tirarlo todo por la borda.