Archive for the ‘Tendencias (suicidas)’ Category

Let me entertain you

noviembre 5, 2007

Ésta mujer tiene el poder de dejarme sin habla, y cualquiera que me haya pedido la hora sabe lo difícil que eso puede llegar a ser. Personalmente evito las fotos de Vicky como evito los programas de cirugía en directo, es decir, ¿por qué tengo que ver yo algo que hace que me lloren los ojos, tener náuseas y casi ahogarme con el cojín del sofá? Ella me provoca eso, y mucho más.

Sin embargo, fijemos la vista en el anterior documento, antes de quedaros ciegos al observar a Victoria, engalanada con la esponja de exfoliarse el trasero, seguro que todos os habéis planteado, ¿qué coño hacía esta mujer en un parque de esa guisa?

a) El parque es la única zona verde cercana a la tasca donde Posh se ponía tibia a pintas en las fiestas de su pueblo británico de toda la vida, y como había cola en el baño del pub, le tocó buscarse la vida y echar un pis donde buenamente pudo, disimulando superbien, eso sí.

b) Jugaba al escondite (inglés, claro) con sus 250 hijos en el jardín de su casa, y mientras tanto ensayaba la cara de poker por si la prensa le preguntaba por la última infidelidad de David.

c) Forma parte de una iniciativa desinteresada y con fines no lucrativos para la asociación Apadrine a un Mimo, y como oyó hablar a Katie y a Tom del método Stanislavski o nosequé, ha decidido pasar cinco minutos enteros quieta como una momia hasta que le echen 5 céntimos de euro.

d) Intenta pasar desapercibida disfrazada de geranio para no tener que saludar a la madre que la parió, que a su vez disimula mirando un seto para no tener que volver a dirigirle la palabra a semejante engendro. Cría cuervos.

ln fashion

agosto 13, 2007

Pues si el asunto va de modernas, hablemos de modernas. Y no es la primera vez que lo hacemos, que conste, pero el hecho de que Alexis haya sacado el tema me recuerda mi particular guerra contra la que “esa gentuza” opina que es LA + MODERNA, vamos la super moderna, más que Sienna si cabe, más que el iphone, más que tú.

Háblemos de Chloé Sevigny (sí, otra vez, a ti que te importa), esta chica tiene el poder de irritarme mucho, no por su personalidad, por supuesto, porque no he tenido el gusto de tener con ella una amena charla sobre cine escandinavo, sino por su empeño o el de los medios en vendérnosla como si fuera monísima y la leche de lista, cuestión que me da que pensar porque cuando alguien pone tanto interés en hacerte creer algo es porque eso es exactamente de lo que carece. El asunto es bastante curioso, en la prensa escrita se dejan la piel en promocionar a esta chica como el referente de toda-adolescente-aspirante-a-algo-guay-en-la-vida pero acompañan esta sarta de estupideces pro-Chloé con una foto que cualquiera hubiera querido esconder debajo del sofá-cama, una contradicción en toda regla, de repente sientes curiosidad por esa muchacha que despierta tantas pasiones y cuando te dispones a sacar la libreta para apuntar todo lo que debes hacer para seguir sus pasos te topas con ésta foto:

Eeehhhh, un momento… ¿moderna? ¿MODERNA? ¿En qué año está tomada esta foto, perdón? Mirad, paso porque se hayan puesto los leggins de moda, pueden llegar a ser prácticos si vas sin depilar, incluso no me importa el revival del flúor, pero no me vengan ahora con que tenemos que vestirnos todos así, si esto es lo que hay que hacer yo pido la eutanasia, me niego a creer que ponerse el edredón shinny happy people encima sea una cosa interesante para ir a un estreno, a menos que sea una fiesta en honor a Alexis C., claro, o que intentes pasar de contrabando algún tipo de alijo dentro de esas mangas.

Y dale con los 80s muchacha, una vez puede llegar a ser un error, pero dos es terrorismo estético, ni Alaska ha seguido insistiendo con aquello a pesar de lo bien que le salió la década, además NO ES CÓMODO, NO MOLA NADA, Y SEGURO QUE CRUJE CUANDO CAMINAS.

Sigamos, esto es la premiére de Zodiac, peli en la que aparentemente hicieron un gran trabajo de caracterización afeando a Chloé, probablemente un meticuloso trabajo realizado por los mismos maquilladores que consiguieron que en Monster Charlize Theron fuera un callo, os explicaré el proceso: le pusieron unas gafas.

Debido al duro rodaje y a esta circunstancia, el día del estreno se puso mona, sofisticada, elegante;

ES DECIR, VOLVIÓ A PONERSE EL ENVOLTORIO DEL CHICLE.

Catacroc!

julio 28, 2007

Sorpresa, sorpresa. Bienvenidos a éste inesperado pero NECESARIO post vacacional acerca de una de las plagas veraniegas más esperpénticas, resistentes, pero afortunadamente inflamables de éste año: Las Crocs.

Ni frío ni calor.

La primera vez que vi unas de estas fue en los pies de unas mochileras nórdicas en Guatemala. En el preciso instante en que me empezaron a sangrar los ojos, supe que se propagarían de la misma manera amable y considerada que la peste bubónica. Su diseño elegante a la par que discreto me trajo a la mente cosas como ésta:


¿Si me gusta pagar el triple para compensar mi escasa personalidad por qué no hacerlo también con mis pantuflas?

Y luego pensé en el ipod, en las rastas, en Ikea, en el agua inteligente y en el trip hop y me dije a mí misma: “Tranquila, no pasa nada, todavía es moderno. Queda al menos un año para que lleguen al mainstream español”. Y así fue. Me olvidé del tema, pero este verano las crocs llaman a la puerta y reclaman lo que es suyo.

Y no respetan nada…
ni a nadie.

¿Pero quién está detrás de esto? ¿Quién es culpable? Yo os lo diré. Resulta que cuatro amigos de Colorado tuvieron un día la original idea de crear un zapato cómodo. Desgraciadamente, cuando se disponían a pensar en el diseño, tuvieron un accidente de rafting y se golpearon la cabeza con una roca. Momentos después habían nacido las Crocs.

El primo tonto de Lacoste.

Si pensáis que, aún siendo feas como el demonio, las Crocs son unas sandalias coloristas y honradas cuya gracia está en su comodidad y en la simpleza de su diseño que no intenta engañar a nadie, os demostraré que estáis equivocados:


¿Cómo? ¿Que mis crocs no pegan con mi bolso de macramé? Pues ahora mismo lo arreglamos.

Y la cosa empeora por momentos:

¿Naútico o neumático?

Pero ahora bien, las cosas están claras cuando uno ve las Crocs, ¿pero que pasa cuando uno las TOCA? En la cabeza de cualquier ser humano inteligente, decepcionado por el imperceptible cambio de milenio y las vanas promesas de la ciencia ficción, algo hace *clic* al sostener una croc en su mano. Porque NO tiene el repugnante tacto plasticoso que era de esperar y sobre todo porque no pesan NADA. El ser humano sorprendido se pregunta entonces: ¿ha llegado por fin el futuro y está hecho de este material? ¿se habría puesto Julio Verne estos zapatos y yo soy un retrógrado? ¿sueñan los androides con ovejas eléctricas?


“Jo, por qué tengo que renunciar a este material si es más abrigao y soluciona mi problema de olor corporal…”

Sin embargo, aunque el impulso es fuerte, antes de sucumbir ante unos zuecos de colores con agujeros, el ser humano inteligente ha de contestar con sinceridad a estas preguntas:
-¿Trabajo en un hospital en la planta de pediatría y alegro los últimos días de niños terminales?
-¿Soy amaestrador de delfines?
-¿Soy Ronald McDonald?

Si la respuesta a estas tres preguntas es NO, entonces no hay más remedio que dejar a las Crocs donde están y decirse con resignación: “No, no funcionará”.

Aun así, fascinada por el Croslite, el material patentado por Crocs, que es una especie de resina ligera, me pregunto por qué no hay más cosas hechas con él? Aunque la fórmula concreta de Crocs es secreta, debe de ser muy fácil imitarla o mejorarla, sin tener que copiar también su horroroso diseño.


¿Podremos caminar con ellas sobre el agua?


¿Podremos caminar con ellas sobre felinos?

Por el momento, nuestros amigos de Colorado, han sacado estas botas y no creo que pueda resistirme durante mucho tiempo a una prenda que podría haber diseñado Matt Groening para Futurama (o es que existe algo más parecido a las botas de Leela?). En mi defensa he de decir que NO son veraniegas, NO tienen agujeros y que odiar y hacer campaña contra la crocs tampoco está ya de moda.


Este otoño, donde dije digo, digo diego.

Ir de gorra

mayo 3, 2007
¡¡¡Hola amiguitos!!! 

¿Qué es lo que pasa cuando has sido una estrella adolescente y decides que te pones hasta arriba de drogas y luego te escapas de rehabilitación con tus 10 fotógrafos de confianza?

Necesito probar algo nuevo 

Fácil, que te vuelves loca:

 Si es que no tengo hartura

¿Y cuando te dan el alta a los 15 días y la vida sigue y tus 10 fotógrafos de confianza se han ido con Lindsay Lohan y Kate Moss para por lo menos sacar algo en claro?
Pues lo que pasa es que cuando entras en Accesorize te hacen la ola.

mmm… me voy a tener que comprar otro armario
llevo el pack pegado con cinta americana… ¡gafas, pelo y sombrero!
¡se acabaron las largas sesiones de peluquería!
si es que hasta me puedo parecer a Victoria Cruise
¡Vamos amigas!, que estoy encantada